Drenaje linfático

 

Medicina alternativa

 

El drenaje linfático manual es un método de masaje específico destinado a mejorar las funciones esenciales del sistema circulatorio linfático por medio de maniobras precisas, proporcionadas y rítmicas.

Estas maniobras actúan activando y mejorando la circulación linfática a través de los trayectos naturales de la misma, y favoreciendo la eliminación de la linfa y los líquidos intersticiales.

El descubrimiento de la linfa se remonta a muchos siglos atrás.

Sin embargo, los estudios más avanzados sobre la circulación linfática y su función en el cuerpo humano son relativamente recientes.

 

HISTORIA


Ya en la Grecia antigua se hacía referencia a los poderes de la sangre blanca: Aristóteles (384-322 a.C.) mencionó la existencia de unos vasos en el organismo por los que circula un líquido incoloro. Médicos coetáneos al filósofo reconocían la existencia de unos conductos intestinales con forma de cadena de perlas por los que fluye un
líquido de aspecto lechoso.

Los conocimientos sobre el sistema linfático y su contenido, la linfa, quedaron olvidados hasta el Renacimiento,
cuando Gaspare Aselli (1581-1626), gracias a sus estud ios con perros, determinó la existencia de los vasa
lac
tae, unos conductos (vasos) que contenían un líquido de aspecto lechoso, situados en los intestinos. En esa
época destacaron varios personajes dedicados al estudio de la anatomía y la fisiología del sistema linfático: el francés Jean Pecquet, el sueco Olf Rudbeck, el danés Thomas Bartholin yel francés Sappey, que elaboró el Gran Atlas de la Circulación Linfática.

 

 ¿Qué son los ganglios linfáticos?


Los ganglios linfáticos son estructuras nodulares del tamaño de un guisante y con forma de habichuela.

En el cuerpo existen aproximadamente entre 500 y 1.000 ganglios linfáticos. Se localizan en el recorrido de los conductos linfáticos. A cada ganglio lo penetran varios vasos linfáticos (vasos aferentas). La linfa es filtrada en estos ganglios y sale por un conducto mayor (vaso eterente),

En su interior, el ganglio posee una estructura de tejido, en forma de red o trabéculas, adaptada a la función de
filtrado que realiza. Además, en su interior se encuentran unas células especializadas en fagocitar
(comedias sustancias extrañas al organismo contenidas en la linfa, tales como organismos patógenos invasores y micropartículas. También se encuentra un tipo de células pertenecientes a la familia de los glóbulos blancos,los linfocitos, que se fabrican en el propio ganglio y se vierten en la linfa.

 

El primero que acuñó el concepto de drenaje linfático, en 1892, fue el profesor y cirujano austriaco Winiwarter
(1848-1917).

El personaje que relacionó el sistema linfático con las técnicas de masaje, para así obtener efectos curativos fue
Emil Vodder (1896-1986). Su falta de conocimientos de fisiología lo llevó a conclusiones inexactas; la práctica

que realizaba eliminaba los encharcamientos de líquidos de los tejidos, y los limpiaba en vez de nutrirlos, como
él pensaba: pese a ello, el tejido mejoraba de forma importante.
Investigaciones posteriores, entre las que destacan las realizadas por los médicos F61di y Kunke, en Alemania,
Casley-Smith, en Australia, o Collard, en Bélgica, han explicado más científicamente, el método de drenaje linfático manual desarrollado por Vodder. Stillwell preconizó, en 1969, el tratamiento descongestivo del Iinfedema.
Actualmente se reconoce la técnica y se enseña en escuelas especializadas.

 

El SISTEMA lINFÁTICO


El sistema linfático está formado por una serie de conductos extremadamente finos (capilares linfáticos) que
están extendidos por todo el organismo, semejando una tela de araña muy tupida, que actúan de forma secundaria o accesoria respecto del sistema circulatorio de retorno o venoso.

Los líquidos, proteínas y otras estructuras

img 18

 

Dibujo del sistema linfático, que se distribuye por todo el orga-
nismo y está compuesto por una serie de capilares que confluyen
en dos grandes vasos encargados de verter la linfa a la circula-
ción sanguínea. A lo largo de este recorrido, dicho sistema de ca-
nales se halla salpicado de pequeños nódulos
o ganglios linfáti-
cos que
se encargan de filtrar los elementos de desecho
transportados por la linfa

 

moleculares que quedan atrapadas en los tejidos, con dificultad para retornar al sistema venoso, afluyen a los capilares linfáticos gracias a la gran permeabilidad de sus paredes.

Por lo tanto, el líquido que fluye a los linfáticos es un líquido de rebasamiento que, al entrar en el sistema linfático, arrastra otras sustancias atrapadas y limpia los tejidos.

Los capilares linfáticos van confluyendo unos con otros, formando vasos progresivamente más grandes, hasta terminar en dos grandes troncos colectores que vierten su contenido, la linfa, al torrente sanguíneo venoso.

Los vasos I i nfáticos se encuentran en todo el organismo, excepto en el sistema nervioso central, el tej ido óseo y cartilaginoso, la medula ósea, el timo, la placenta y los dientes.

Otra característica importante del sistema linfático es la existencia de unos nódulos o ganglios linfáticos, distribuidos en su red capilar, y cuya función es la de fi Itrar y depurar los elementos
que arrastra la linfa en su recorrido.

La linfa, contenido líquido de los vasos linfáticos, avanza de forma centrípeta
(desde los órganos hacia el corazón) gracias a un sistema de válvulas, en sus conductos, que impide su retroceso.

Es un líquido parecido a la sangre, pero sin glóbulos rojos; en cambio, sí presenta glóbulos blancos, especialmente linfocitos y monocitos.

Tras una comida rica en grasas, los capilares linfáticos del intestino atrapan gotitas de grasa.

A esta linfa rica en grasa y de color blanquecino se la llama quilo. La composición de la linfa depende de la composición del líquido de los tejidos de la parte del cuerpo de la que procede. En general, tiene menos proteínas totales al inicio de los miembros, y tal como va ascendiendo se mezcla, a la altura del abdomen, con el quilo intestinal.

Otra función muy importante del sistema linfático es la de fabricar anticuerpos o inmunoglobulinas.

Las agrupciones o cadenas linfáticas más importantes del organismo son: los ganglios cervicales, occipitales, submentonianos, retro-auriculares, axilares, peri-esternales, para-vertebrales, los grupos ganglionares abdominales, los inguinales, popliteos, los de la
flexura del codo, los del tendón de Aquiles y los de la muñeca.

Los grandes conductos colectores linfáticos reciben la linfa drenada detodo el organismo tras haber pasado por los ganglios y, así, haber sido filtra-da.

Existen dos grandes troncos colectores, el conducto torácico (ductus thoracicus), que recoge todos los Iinfáticos del cuerpo excepto los que proceden del cuadrante superior derecho
(miembro superior derecho, mitad derecha de la cabeza, del cuello y del tórax) y desemboca en la vena subclavia izquierda; y la gran vena linfática (también llamada conducto linfático derecho), que drena la linfa procedente del cuadrante derecho antes mencionado y desemboca en la vena subclavia derecha

img 19

 

 

En imagen, el terapeuta está realizando un drenaje linfático ma-
nual de la cara posterior de la pierna con amb
as manos desde el
  tendón de Aquiles hasta la flexura de la rodilla, «trabajando»
so-
  bre todo la pantorrlla. Al ejercer presión en un determmado sec-
  tor del cuerpo humano, la Iimfa acumulada en los vasos menores
en impulsada
hacia los conductos mayores.

 

TÉCNICA DEL DRENAJE lINFÁTICO MANUAL

 

El agua de los tejidos es recuperada por los capilares venosos, pero la décima parte entra en los I i nfáticos.

Las gruesas moléculas (en especial, proteínas) son recuperadas por los conductos linfáticos.

En condiciones anormales, cuando se pierde este equilibrio y los líquidos quedan atrapados en los tejidos, se genera el edema.

Cuando la causa de la retención de líquido y sustancias en los tejidos es la acumulación de linfa en sus conductos o ganglios, se la denomina linfedema.

La base fundamental del drenaje linfático manual se establece gracias a la propia estructura de sus vasos colectores y sus válvulas. Al comprimir un sector corporal, ejerciendo presión exterior o por la propia compresión muscular, la
linfa es impulsada en una sola dirección, centrípeta, hacia los conductos mayores.

Las presiones sobre el cuerpo deben ser maniobras precisas, proporcionadas y rítmicas para poder mejorar
la circulación del sistema linfático.

El drenaje linfático manual debe realizarse en un ambiente especial: un lugar tranquilo y acogedor donde la luz
sea indirecta y suave, y la temperatura agradable (25°C aproximadamente).
El paciente debe instalarse cómodamente sobre una camilla de masaje, con la zona de los pies ligeramente
elevada. Se debe relajar al paciente antes de iniciar la sesión: se le hará descansar, si es preciso, antes de iniciarla, para así relajar el sistema nervioso vegetativo y conseguir mejores resultados con las maniobras.

El terapeuta ha de tener las manos I igeramente calientes.

La sesión se inicia suavemente y con dulzura, el ritmo de maniobras es lento

 

(la a 12 pases por minuto) y se procede med iante presiones suaves (acariciadoras) y de superficie.

Los movimientos han de ser ligeramente circulares, tangenciales y siempre en sentido centrípeto.

Es imprescindible mantener el orden y la cronología de las maniobras:

 

l ." Aspiraciones ganglionarias para vaciar los gangl ios. img 20

 

2° Drenaje o maniobras de llamada.

 

3° Compresión y maniobras de vuelta.

 

4.° Aspiraciones gangl ionarias.

Deben tratarse primero las zonas proximales, para así facilitar posteriormente el drenaje de las distales.

El drenaje manual jamás debe producir enrojecimiento cutáneo ni dolor

.

INDICACIONES


El drenaje linfático manual posee un amplio abanico de indicaciones. Entre otras, todas las situaciones que puedan ocasionar linfedemas (edemas linfostáticos) o alteraciones por encharcamiento de sustancias y líquidos en los tejidos: linfedemas congénitos,
postoperatorios, elefantiasis (Iinfedema crónico), insuficiencia de la circulación de retorno, úlceras varicosas.
También en los edemas de causa no linfática: edema postraumático, postoperatorios, para mejorar la cicatrización y evitar

Masaje linfático sobre la zona cervical posterior: las
pun
tas de los dedos de ambas manos se «miran»
pero sin llegar a
tocarse. Los desplazamientos de la
piel
se hacen hacia la base posterior del cuello.

 

suscomplicaciones (como en la extirpación mamaria radi-cal, con un linfedema del brazo como secuela, para ayudar a las vías complementarias de drenaje), en los diversos procesos reumáticos (edemas locales), en trastornos del sistema nervioso (migrañas, cefaleas, vértigos),en las enfermedades crón icas de las vías respiratorias (rinitis, sinusitis, faringitis, amigdalitis, etc.), en las de la piel (acné, eczemas crónicos, telangiectasias, etc.), y para el embarazo (descarga de las piernas, prevención de las estrías). Es de máxi ma utiIidad en el campo de la estética: acné, acné rosáceo, celulitis, edemas faciales,hinchazones de los tejidos, curas de revitalización y varicosidades: o tras intervenciones de cirugía estética (para conseguir la reabsorción del edema). Como método preventivo de las
piernas cansadas (inflamadas), de la fatiga o lesión muscular y tendinosa, en la anorexia, en las gastralgias, en
las hepatitis crónicas y en todas aquellas situaciones en que se precise favorecer la inmunidad natural y una rápida regeneración de los tejidos. O en las distonias neurovegetativas, por el efecto sedante.

En general, el drenaje linfático manual está i nd icado en la mayoría de afecciones en que está prohibida cualquier
manipulación que provoque hiperernia áreas varicosas, úlceras varicosas, callos óseos, ganglios linfáticos infla-
mados, trayectos vasculares y nerviosos.

 

CONTRAINDICACIONES


El drenaje linfático manual está contraindicado en las alteraciones del ritmo cardíaco y sus accidentes recientes
(infarto, angina de pecho); en los edemas por insuficiencia cardíaca descompensada; en los disturbios y afecciones inmunitarias; en los tumores malignos; en algunas hipotensiones severas e hipertensiones; en el hipertiroidisrno, en afecciones purulentas: en el edema nefrítico o por infección aguda; en las infecciones agudas y cuando hay fiebre; y en las flebitis, trombosis y tromboflebitis.

El sistema linfático no presenta una estación central de bombeo, como el circulatorio sanguíneo; para su funcionamiento depende de la compresión de los músculos que lo rodean y de la actividad general del cuerpo.

Fóldi define el linfedema o edema linfostático como: «Una hinchazón (encharcamiento) de los tejidos blandos, resultado de la acumulación de fluido i ntersticial rico en proteínas causado por una combinación de fallo de la
reabsorción en el capilar linfático y con una insuficiencia y extracción de las proteínas plasrnáticas.»

 
 

Efectos del drenaje linfático manual


 

  1. Una acción antiedematosa sobre los vasos linfá-
    ticos y estimuladora de los capilares venosos.
  2. Efecto tranquilizante al potenciar la actividad del
    sistema nervioso parasimpático, y relajante del
    sistema nervioso general y de la musculatura
    esquelética; así se regulariza la musculatura lisa
    de los órganos huecos y se estimula el peristal-
    tismo intestinal.
  3. Acción analgésica o sedante sobre el dolor.
  4. Limpieza de los tejidos en pieles acneicas, cuero
    cabelludo grasiento y con transpiraciones y su-
    daciones, y en cualquier acumulación de líqui-
    dos y sustancias.
Video A gritos de esperanza

  • herreroluis.over-blog.es
  • El blog de Herrero Luis

Buscar

¿Que hora es....?

Enciclopedia

 

Enlaces . Enciclopedia libre Wikipedia
Bienvenida


Calendario

September 2014
M T W T F S S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
<< < > >>

Galeria

  • Diapositiva13

Últimos Comentarios

Crear un Blog

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados